Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación

Más información
AGVs para alimentación y bebidas - CLEM Noticias
clem-agvs-alimentaciaon-bebidas-01

AGVs para alimentación y bebidas

Vehículos de guiado automático para automatizar el sector de alimentos y bebidas


El sector de alimentación y bebidas plantea una serie de desafíos logísticos y productivos ideales para ser automatizados mediante AGVs. Estos vehículos aumentan la seguridad de la fábrica, mejoran la calidad del producto, protegen la reputación de la marca y ayudan a los productores a incorporar prácticas empresariales más sostenibles. Por si fuera poco, esta solución de automatización incrementa el margen de explotación y mejora el tiempo de respuesta a los cambios del mercado.

En este artículo repasamos las principales áreas de aplicación y tipos de AGVs dentro de este competitivo sector.

Aplicaciones

Los vehículos de guiado automático AGVs son ideales para automatizar almacenes e instalaciones del sector de alimentación y bebidas, desarrollando labores como:

  • Descarga de materia prima.
  • Almacenaje y recuperación de palés en el almacén.
  • Movimiento de materiales hacia línea de producción y desde finales de línea.
  • Carga de producto terminado.

Pero es que además, son capaces de realizar muchas de las operaciones de transporte de alimentos en entornos poco amigables para el operador:

  • Almacenamiento en frío.
  • Congeladores.
  • Hornos de secado.
  • Áreas saladas o aceitosas.
  • Salas de maduración.


Tipos de AGVs

Cada aplicación requiere un tipo de vehículo, capaz de cumplir perfectamente con la especialización de su trabajo. Podemos hablar de:

  • AGVs con horquillas, para el transporte de palés.
  • AGVs con plataforma, para el traslado de cargas unitarias o productos terminados.
  • AGVs remolcadores de carros de materiales.
  • AGVs de tipo mouse, de perfil muy bajo, para introducirse bajo carros y arrastrarlos mediante pin retráctil.

Y por si fuera poco, cada familia de AGV puede incorporar un sistema de navegación diferente, adaptado al entorno y trabajo que debe realizar:

  • AGVs de cinta magnética instalada en la superficie, que siguen mediante un lector magnético.
  • AGVs con sensores láser, que triangulan su posición mediante reflectores.
  • AGVs de visión óptica, con cámaras 3D que reconocen el entorno.
  • AGVs con navegación SLAM, el sistema más natural y al mismo tiempo complejo de navegación.


¿Qué sistema elijo para mi instalación?

Pues como seguro estarás pensando, no existe una respuesta fácil, hay que considerar muchos factores:

  • Coste económico: qué inversión es necesaria, cómo se amortiza, qué rentabilidad tiene.
  • Cadencia necesaria: cuántos AGV necesito para proporcionar una cadencia de material adecuada.
  • Tipo de almacén: cómo es físicamente mi almacén. ¿Hay obstáculos móviles? ¿Los pasillos son angostos? ¿Almaceno en alturas?
  • Uso en exterior/interior: los vehículos circulan por el interior, por exterior, o ambos.
  • Trayectorias: fijas o múltiples.

Seleccionar un tipo de AGV como verás no es cuestión baladí y se necesita mucha experiencia. En CLEM disponemos de un equipo de especialistas que te ayudarán a plantear un estudio del sistema óptimo y encontrar el tipo de AGV que encaje perfectamente en tu instalación:




Autor

José Luis Martínez es responsable de sistemas informáticos en CLEM.

José Luis Martínez es responsable de sistemas informáticos en CLEM

Suscribirme

Comentarios

No hay comentarios


Deja tu comentario

Últimos artículos