Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación

Más información
¿Qué es el Coste Total de Propiedad? CTP o TCO - CLEM Noticias
¿Qué es el Coste Total de Propiedad?

¿Qué es el Coste Total de Propiedad?

Toda decisión de compra o alquiler debe tener en cuenta el coste total de propiedad


Ante la necesidad de nuevos equipos, llega la decisión de comprar o alquilar. ¿Cómo podemos acertar? ¿Qué factores influyen en esta decisión? Una de las mejores armas que tenemos disponibles para salir airosos es tener en cuenta el Coste Total de Propiedad (CTP) o TCO, del inglés: Total Cost of Ownership. En este artículo te explicaremos en qué consiste y porque es tan efectivo para tener en cuenta los costes de la maquinaria más allá de su inversión inicial.

¿Qué es el Coste Total de Propiedad?

En 1987, gracias al trabajo de Bill Kirwin y otros analistas del Grupo Gartner, el término TCO comenzó a ganar popularidad, como una metodología para estimar el coste total del ciclo de vida de un producto de IT (Informática). Con los años se convirtió en un auténtico estándar en la industria, utilizándose para el cálculo de costes de casi cualquier equipo.

El coste total de propiedad (CTP) es aquel asociado al ciclo de vida completo de un producto o máquina, es decir, la suma de los costes de adquirir, usar, administrar y retirar un activo.


¿Por qué es importante considerar el TCO?

Al tomar la decisión de comprar un equipo, su inversión inicial es solo una parte de la ecuación, existen una serie de costes que podríamos denominar como ocultos o indirectos, que normalmente no se tienen en cuenta y pueden incrementar en gran medida el coste total de disponer de un activo en propiedad. Calcular el TCO nos ayudará a considerar el valor real y la rentabilidad esperada del mismo.

¿Qué factores debo considerar en el cálculo del TCO?

Dependiendo del producto o equipo que estemos analizando, el cálculo del TCO llevará asociados unos factores determinados. En el caso de nuestro sector, maquinaria de elevación e intralogística, deberemos considerar:

  • Coste del equipo: precio de compra.
  • Coste de transporte: gastos de transporte hasta nuestras instalaciones.
  • Coste de adquisición: gastos del personal que gestiona la compra.
  • Coste de propiedad: gastos del seguro, almacenaje y depreciación.
  • Coste de mantenimiento: precio de las revisiones, desgaste de ruedas, reparaciones de averías.
  • Coste de uso: gastos de combustible o energía eléctrica.
  • Coste de retirada: transporte y reciclado.
  • Coste de inactividad: si el equipo sufre una avería, su reemplazo para dar servicio implicará un coste de alquiler.

Como puedes ver, hay un gran abanico de costes asociados a la compra de un equipo, tanto directos como indirectos. ¿Verdad que la decisión entre comprar y alquilar toma otra dimensión? Si necesitas asesoramiento y ayuda, confía en la experiencia de nuestros especialistas, que te orientarán y guiarán en el proceso.

Contacta con nuestros especialistas y pregunta hoy mismo cualquier duda:



Autor

José Luis Martínez es responsable de sistemas informáticos en CLEM.

José Luis Martínez es responsable de sistemas informáticos en CLEM

Suscribirme

Comentarios

No hay comentarios


Deja tu comentario

Últimos artículos